Las mentiras del Gobierno para no bajar el IVA de las mascarillas

El Gobierno de Pedro Sánchez está empleando un ‘bulo’ para evitar bajar el IVA en mascarillas y geles.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, afirmó que una normativa europea evita reducir el impuesto del 21% al 4%. 

Sin embargo, otros países de la UE lograron reducir sus impuestos a favor de la adquisición de productos sanitarios.

Los datos facilitados por el Grupo Cofares desvelan que Alemania rebajó el IVA de sus mascarillas del 19% al 16%.

En Bélgica, donde también había una tasa del 21%, ahora se sitúa en un 6%.

Por su parte, Francia lo ha rebajado del 20% al 5,5%, mientras que Holanda ha establecido un tipo 0; Italia uno del 5%, Portugal uno del 6% frente al 23% que tenía anteriormente, y Suiza uno del 7,7%.

Solo Eslovenia supera la elevada tasa de IVA de España, ya que aplica un 22%.

El Anexo III de la Directiva 2006/112/CE del Consejo europeo, de 28 de noviembre de 2006, en su punto 3, establece que puede aplicarse el IVA reducido a “los productos farmacéuticos del tipo de los utilizados normalmente para el cuidado de la salud, la prevención de enfermedades y tratamiento con fines médicos o veterinarios, incluidos los contraceptivos y los productos de higiene femenina”.

Votaciones contra bajar el IVA

Los socios del gobierno de Pedro Sánchez votaron, el 30 de septiembre, en contra de la Proposición no de Ley (PNL) presentadas por el PP, VOX y Ciudadanos para reducir el IVA del 21% al 4% en geles, mascarillas y guantes.

En julio de 2020, Ciudadanos también presentó una Proposición No de Ley para reducir el IVA de las mascarillas hasta el 4%.

Una propuesta que contó con el apoyo de todos los grupos parlamentarios, menos del PSOE y Podemos.

¿ Cuánto gana el Gobierno con las mascarillas ?

Si todos los españoles están obligados a usar mascarillas y a cada una, que puede tener un precio máximo de 0,96 céntimos, se le aplica un 21%, no hay más que echar cuentas y ver que ayuda a ganar algo de dinero a las arcas del Estado.

El Ministerio de Consumo fue la única administración que se mantuvo firme y argumentó que había que controlar los precios de este material indispensable para controlar la pandemia. El control del precio de las mascarillas fue obra de Alberto Garzón, que fue quien presionó largo y tendido para que el precio de este producto, de uso obligatorio, tuviera un precio razonable y se evitara especular con él. Sin embargo, resulta que mientras que Garzón evita que los demás se lucren con la venta de mascarillas, el Gobierno lo hace aplicando uno de los IVA más caro de Europa.

Solo nos gana Eslovenia, pero otros países con una economía (y deuda) similar a la nuestra, como Italia, aplican un 0% directamente. 

Dicho lo cual,una persona gastaría 27 euros al mes para cumplir si quiere recurrir a las mascarillas higiénicas. Si compra mascarillas quirúrgicas el gasto asciende hasta 29 euros. El gran beneficiado es el Estado ya que se va necesitar un suministro semanal de unos 200 millones de mascarillas y recaudaria así 46,5 millones de euros semanales. Este se debe a que, aún siendo las mascarillas un producto considerado como primordial para parar la cadena de contagio del virus, es un producto «castigado» vía impuestos al consumidor (mediante el IVA). Así el precio va aumentando por toda la cadena de distribución, desde el fabricante a la farmacia.


Esto significa que, después de pedir esfuerzo a los fabricantes nacionales, son estos los que más dinero pierden al no poder competir vía precio con la mano de obra añadida mucho más barata, por ejemplo, si los productos vienen fabricados del sudeste asíatico. Eso sin contar que las mascarillas nacionales deben pagar el IVA correspondiente, porque no hay exención fiscal alguna.

En definitiva negocio redondo.

Comentarios de Facebook
Compartir: