El cinismo de la “memoria democrática”.

«Ley de memoria democrática»: una recurrente matraca del PSOE

Ayer Carmen Calvo anunció que el Gobierno presentará en breve una “ley de memoria democrática” para ampliar la citada ley de 2007, es decir, para seguir imponiendo más y más una visión falsificada de la historia reciente de España. El anuncio no es nuevo: el PSOE viene dando la matraca con esto desde diciembre de 2017, cuando presentó en el Congreso una Proposición de Ley para la reforma de la Ley 52/2007 (ver PDF) que finalmente no salió adelante. Carmen Calvo volvió a anunciar el proyecto el 12 de febreroLa volvió a anunciar el 26 de junio, y cuatro días más tarde dijo que estaría lista en julio, y ahora dice que estará en pocos días.

Al margen de que a estas alturas ya es difícil disimular el afán del Gobierno por tapar como sea su pésima gestión sanitaria y los escándalos de sus socios de Podemos, no cabe duda de que el PSOE lleva años obsesionado por imponernos a los españoles su falseada visión de la historia, y en concreto de unos hechos en los que el PSOE tuvo un papel nefasto, pues ese partido ya existía entonces. A la vista de lo que han venido anunciando Carmen Calvo y su partido, además de hacernos una idea de lo que incluirá la citada ley, ya podemos hacernos una idea de lo que esa ley no va a incluir:

Golpistas armados con fusiles de asalto durante el golpe de Estado encabezado por el PSOE en octubre de 1934, durante la Segunda República.

1. El golpismo del PSOE durante la Segunda República.

El PSOE no aceptó la victoria electoral del centro-derecha en las elecciones republicanas de noviembre de 1933, e incluso amenazó con una “guerra” si el Gobierno incorporaba ministros de derechas. Cuando por fin varios ministros de la CEDA se incorporaron al ejecutivo, el PSOE cumplió sus amenazas y encabezó un sangriento golpe de Estado el 5 de octubre de 1934. Los golpistas asesinaron a 33 sacerdotes y religiosos y a 300 militares y miembros de las fuerzas del orden, y destruyeron 17 iglesias y 40 edificios religiosos. Fue el preámbulo de la Guerra Civil.

El cadáver de José Calvo Sotelo, uno de los líderes de la oposición parlamentaria, en el Cementerio del Este de Madrid después de su asesinato el 13 de julio de 1936 a manos de pistoleros del PSOE.

2. El crimen del PSOE que provocó el estallido de la Guerra Civil

El 13 de julio de 1936 se produjo el asesinato del diputado derechista José Calvo Sotelo, uno de los líderes de la oposición parlamentaria, a manos de sicarios del PSOE, que le asesinaron de un tiro en la cabeza y dejaron su cadáver tirado en el Cementerio del Este, un hecho que desencadenó la Guerra Civil unos días más tarde.

Familiares de los asesinados en Paracuellos rezando ante las fosas comunes con los restos de sus seres queridos el 6 de noviembre de 1939, tres años después del comienzo de la masacre perpetrada por los comunistas cuando el socialista Francisco Largo Caballero presidía el Consejo de Ministros (Foto: Archivo Abc).

3. Los crímenes de miembros del PSOE en la Guerra Civil

Durante la Guerra Civil, miembros del PSOE se vieron implicados en horrendos crímenes de guerra por los que su partido nunca ha pedido perdón. Al contrario: el PSOE viene dedicando calles a chekistas como Margarita Nelken, cuya actividad criminal durante la contienda fue denunciada por el anarquista Juan García Oliver en sus memorias, y a criminales de guerra como Santiago Carrillo, dirigente de las Juventudes Socialistas Unificadas (grupo surgido de la unión de las juventudes del PSOE y del PCE) y máximo responsable de la matanza de Paracuellos, en la que incluso fueron asesinados 50 niños. Una masacre que se produjo, por cierto, siendo el socialista Francisco Largo Caballero presidente del Consejo de Ministros.

La cámara acorazada del Banco de España fue objeto durante la Guerra Civil del mayor robo de la historia de nuestro país a manos del PSOE.

4. El robo del Banco de España por el PSOE y sus aliados

En el otoño de 1936, el PSOE protagonizó el mayor robo de la historia de nuestro país: el saqueo del oro del Banco de España a manos del socialista Juan Negrín, ministro de Hacienda, durante el mandato del también socialista Francisco Largo Caballero como presidente del Consejo de Ministros. Diez mil cajas repletas de oro fueron llevadas a Cartagena por orden del Gobierno socialista. La mayoría (7.800) fueron cargadas en cuatro barcos soviéticos y llevadas a la URSS. Otras 2.000 fueron llevadas a París, y 200 desaparecieron durante el traslado. Se ha calculado su valor en unos 1.240 millones de pesetas de aquella época, unos 15.000 millones de euros al cambio actual.

El actual ministro de Consumo, Alberto Garzón, en un mitin del Partido Comunista de España en 2017 junto a un gran retrato del sanguinario dictador soviético Lenin (Foto: Alberto Garzón).

5. Los crímenes comunistas

En 2017 el PSOE ya anunció su intención de ilegalizar la apología del franquismo, el fascismo y el nazismo. Sin embargo, en ese afán ilegalizador se echa de menos la ideología que más gente ha matado a lo largo del último siglo: el comunismo, con más de 100 millones de muertos a sus espaldas. La negativa de ese partido a penalizar la apología de esa ideología genocida no es nueva: en 2006 el PSOE votó contra una condena del comunismo en el Consejo de Europa. En 2019, los socialistas intentaron impedir que el Parlamento Europeo condenase los crímenes comunistas.

Ahora mismo, el PSOE mantiene a dos ministros comunistas en su ejecutivo de coalición, siendo el único gobierno de Europa que tiene ministros de esa odiosa ideología. Hay que recordar que el PCE, el partido de esos dos ministros, llamó en abril a seguir el ejemplo de Lenin, un brutal dictador cuyo régimen de terror mató a más de un millón de personas por motivos políticosen sólo seis años. En septiembre de 2017, el actual ministro de Consumo, el comunista Alberto Garzón, se dejó fotografiar en un mitin del PCE junto al retrato de ese tirano criminal

Una representación artística de la ejecución de los mártires hospitalarios de Calafell, que murieron asesinados por milicianos rojos en esta población de Tarragona el 30 de julio de 1936.

6. La brutal persecución religiosa perpetrada por la izquierda.

Durante la Guerra Civil, la izquierda desató una de las mayores y más sangrientas persecuciones religiosas de la Edad Contemporánea: fueron asesinados 13 obispos, 4.184 sacerdotes, 2.365 religiosos y 283 religiosas, muchas de éstas, además, violadas. Un total de 6.832 mártires -sin contar los seglares asesinados por razón de su fe-, muchos de ellos ya beatificados por la Iglesia Católica. Unos crímenes que merecen ser calificados como genocidio según el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, que califica como tal los actos “perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal”, entre esos actos la “matanza de miembros del grupo”. El PSOE nunca ha pedido perdón por esa brutal persecución, y se ha afanado en taparla y ocultarla durante décadas.

La página 2 del número 7.634 del periódico oficial del PSOE, “El Socialista” (ver PDF), publicado el 25 de julio de 1933, recogiendo un discurso del presidente del PSOE, Largo Caballero, apoyando una “dictadura socialista”.

7. El PSOE era antidemocrático.

El PSOE se empeña en presentar la Guerra Civil Española como una contienda entre demócratas y antidemócratas, pero no fue así. El bando republicano se convirtió de hecho en una dictadura izquierdista. En la Puerta de Alcalá de Madrid se colocó el retrato del dictador y genocida soviético Stalin, como podéis ver en la imagen que encabeza esta entrada. Ya antes del estallido de la guerra, el 23 de julio de 1933, en el cine Pardiñas de Madrid, el presidente del PSOE, Francisco Largo Caballero, apoyó sin rodeos una “dictadura socialista”. El propio diario del partido, “El Socialista”, publicó el discurso dos días más tarde (ver PDF), con la declaración del jefe del PSOE a toda plana en su página 2.

De izquierda a derecha y de arriba a abajo: placas de las calles dedicadas a Margarita Nelken en Torrejón de Ardoz (Madrid), Avilés (Asturias), La Puebla de Cazalla (Sevilla) y Conil de la Frontera (Cádiz). Al menos 20 localidades españolas, entre ellas Madrid y otras cuatro capitales, homenajean en sus callejeros a la diputada socialista a pesar de su sangriento papel en la Guerra Civil (Fotos: Google Street View).

8. No hablará de retirar honores a criminales de guerra de izquierdas

A día de hoy, mientras el PSOE retira a José Calvo Sotelo -asesinado por los socialistas antes de la Guerra Civil- del callejero, tachándole de “franquista” (sic), hoy en día criminales de guerra del bando republicano siguen recibiendo honores con monumentos y calles a su nombre. Por poner algunos ejemplos:

Y los que rinden homenaje a estos personajes son los que ahora nos van a aleccionar sobre “memoria democrática”. Es el colmo del cinismo.

Foto principal: Archivo Abc. Madrid, la Puerta de Alcalá en 1937, tal como la decoraron los comunistas, con las fotos del ministro soviético de exteriores Maksim Litvínov -izquierda-, el dictador comunista Stalin -centro- y del mariscal de la URSS Kliment Voroshílov, a la derecha.

Comentarios de Facebook
Compartir: